ATENCIÓN PROYECTISTAS Y FABRICANTES

Para que un acero quede galvanizado de una manera óptima, es necesario poner atención a ciertos detalles en el diseño del acero.

Se deberán contemplar los siguientes puntos para lograr los mejores resultados y por ende un proyecto de excelencia y exitoso.

  1. Composición química del acero y condición de la superficie.
  2. Tamaño y forma de la pieza a galvanizar. Esto, para garantizar que la pieza entre en la paila.
  3. Barrenos. Para facilitar drenado del zinc y ventilación en la pieza.
  4. Tipo de soldadura en la pieza a galvanizar. Así, se asegura un recubrimiento uniforme.
  5. Ensamble de las partes.
  6. Asegurarse que la pieza disponga de puntos de enganche para ser colgada.
  7. Aplicar refuerzos en piezas grandes con chapa fina para evitar distorsiones.
  8. Destino final de la pieza galvanizada.

Una vez que lo anterior se ha entendido y analizado, estaremos asegurando un recubrimiento de excelente calidad. Es de suma importancia que exista comunicación entre el diseñador, fabricante y el galvanizador.

Aceros aptos para galvanizarse:

Aceros suaves, aceros de baja aleación, fundiciones de hierro/grises y fundiciones de acero. La química del acero es vital. Pregunte al galvanizador los efectos sobre el acabado.

Si se tiene alguna duda sobre el galvanizado o el material, consulte con el galvanizador ya que el está en la mejor disposición de brindar el mejor servicio posible.

Contacta a la AMEGAC:

La AMEGAC está a su disposición para cualquier aclaración y más detalles.